Una chica callada

Coordina: Alanis Tellez

Este es un espacio para poder contarles sobre la niñez y adolescencia de Rose... Tal vez creas que es una chica entre un montón, pero después de leer las cosas que han pasado con ella, puede que cambies de opinión.

 -0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Ella ha aprendido mediante todo lo que le ha pasado que: no todo dura para siempre, todo es temporal, la felicidad, la tristeza y mas..." 
Ella viviendo cosas que nadie querría para tan solo unos años de edad, aún en su mente habitan esos recuerdos de felicidad, tristeza, desesperación, estrés…
Jamás pensó ver a su madre así. Y pensar que hace unos meses eran una familia perfecta o al menos así lo describirían ellos
~ Unos días antes ~
Una fresca mañana de domingo,
Rose (Gritando por todo el cuarto) ~Papá, papá...~
El papá de Rose (Apenas despertando, con un tono medio dormido) ~ ¿Qué pasa? ~
Rose ~ Prometiste que iríamos a un zoológico ~
Papá ~Pero aún es muy temprano, ve a desayunar~
Después de unas cuantas horas transcurridas ambos estaban listos para irse y disfrutar un día de padre e hija. Subieron al coche y su padre se puso en marcha, ambos casi no hablaban ya que Rose siempre estaba con su madre y su padre trabajaba hasta tarde. Para ambos este sería un día inolvidablemente especial. Media hora después de partir por fin habían llegado a su destino, Entraron y a la primer habitad donde fueron fue la de los osos ya que Rose hace tiempo anhelaba ver uno, su padre estaba un poco cansado por tanto trabajo que había tenido últimamente, pero al ver a su pequeña tan feliz lo olvidaba, ya casi atardecía y el zoológico debía de cerrar, ella tenía un poco de hambre así que fueron a un restaurante donde amos y no sabían de hablar, ya que casi nunca se veían, un silencio muy incómodo les molestaba . Ella impaciente decidió comenzar a hablarle sobre una serie que veía en Tv y así comenzando a hablar de un momento a otro no podían dejar de hablar, comieron, iban de regreso a casa. La pequeña estaba un poco cansada y comenzó a dormirse su padre la observaba por momentos y sonreía, ya habían llegado a casa, su padre la cargo hasta su cama y ella medio despierta lo miró y dijo:
~ Gracias papá hoy fue un día muy especial. Te quiero y quisiera poder pasar más tiempo contigo.
(Su padre le susurró) ~También te quiero mi pequeña Rose, perdón por no poder hablar mucho contigo, tu eres lo mejor que me ha pasado, y prometo que desde cuando termine aquel caso del trabajo iremos a muchos lugares juntos~
Rose le dijo ~ ¿Es una promesa?
Él ~Si~
Ella le extendió el meñique y le dijo ~ Con el meñique~
Él sonrió y dijo ~Si~ (La abrazó, la arropó y le dio un beso de buenas noches en su frente}.
~ En el funeral~
Rose ~Si, aún recuerdo ese día, Papá no cumpliste tu promesa…. Mentiroso~
Eso pensó mientras veía a todos a su alrededor sufrir. También pensaba y anhelaba que toda esa semana de dolor fuera tan solo un mal sueño y que despertara y todo fuera normal, que eso hubiera sido como en los cuentos que su madre le contaba, aquellos cuentos que tenían finales felices.
Pero eso no era realidad, los finales felices no siempre se cumplen, pensar y pensar una y otra vez en: ¿Cómo esto pudo pasar? Pero su pequeña mente no comprendía absolutamente nada, pero el comportamiento de su madre no la ayudaba para nada, ver a su madre solo por las noches cuando sale de su cuarto para tomar algunas copas más, esa no era la mejor forma de superar la muerte de un ser querido, la pequeña Rose de algunos cuentos que le habían leído sus primos y su madre imaginaba que ese era el final de su “cuento” ella no quería darse por vencida tan rápido así que tuvo en mente que  ese no era su final, ya que a tan corta edad no puede ser el final ¿o sí?, tal vez sea el final del principio, aunque sonara absurdo no se rendiría tan fácil, pero para su madre no le era tan sencillo pensar así, Rose pensó en una forma de cómo hacer que su madre tuviera esa misma mentalidad y recordó que en esas historias con finales felices la perdida, por tan cruel que se viera o sonara se superaba con la entrada de otro gran personaje que lo sustituyera, pero como sustituir a alguien tan importante como su padre.
Ella pensó ~ Con una mascota no bastará, ni si quiera se puede comparar, pero… ¿Yo quiero sustituirlo? ¿Un padre se puede sustituir? ~

Dudó y dudó, hasta que llegó a la conclusión de que no quería sustituir a su padre, pero quería ver a su madre sonreír una vez más, pero pensar cómo podría lograr hacer que su madre volviera a ser feliz era demasiado complicado ...

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Como cualquier día ella se levantaba temprano prendía el televisor buscaba el control y ponía su serie favorita. Cuando acababa se preparaba para ir al colegio, su madre como cualquier mañana preparaba el desayuno, terminaban de desayunar, subían al coche y partían hacia el colegio, Rose se despedía de su madre como de costumbre y feliz se iba a su clase, cuando todas las clases terminaban su madre siempre llegaba temprano ese día no, aquella tarde espero horas y las horas le parecían siglos, cuando estaba pensando en una posible caminata a su casa un amigo de sus padres llamado Nathaniel entro a su colegio, fue por ella y la llevo a su casa, después de un tiempo incomodo en su casa ella se armó de valor y le pregunto ~¿por qué mi madre no había llegado por mí?, ¿Por qué estoy en tu casa? ¿Dónde están mis padres? ~  Los ojos de Nathaniel se llenaron de lágrimas y le dijo ~Lo siento pequeña Rose tu padre esta tarde murió y tu madre está arreglando unos papales sobre el funeral, ella está muy afectada y por eso no pudo venir por ti~ La pequeña Rose con tan solo 7 años de edad no entendía lo que sucedía y quiso pensar que todo era mentira, pero no había razón alguna para bromear con eso así que comenzó a llorar desesperadamente. Ella pensaba y pensaba no encontraba alguna razón en su pequeña mente que le diera el sentido a la muerte.
Los días transcurrieron y después de una semana Nathaniel decidió llevarla al entierro de su padre, él sabía que no era bueno para ella, pero aun así decidió llevarla ya que la madre de Rose le había dicho que la llevara, aunque le doliera debía de aprender que las personas no siempre estarían en tu vida.
Rose bajó del coche se dirigió al panteón, alzó su mirada y vio a su madre….


Continuará…………

No hay comentarios:

Publicar un comentario